Mi 2010

A sólo unas horas de dejar atrás este 2010, me pongo a reflexionar en todo lo que me sucedió durante estos 12 meses e intento encasillarlo y generalizarlo con pocas palabras, pero no puedo. Quisiera creer que este fue un año de estabilización en mi vida pero no sé si alcance ese grado. Pudiera decir que este año para mí se resumiría a aspectos laborales, sin embargo no podría dejar de lado la parte del autoaprendizaje en 2 áreas: técnico (capacitación aplicable a mi trabajo y a mis pasatiempos) y la emocional y de superación (la aplicable a mi propia vida). Puedo decir también que este año ha sido uno en el que retomé la lectura fuertemente, lo que me agrada pero no me conforma.

En este 2010 que se acaba, las palabras resignación, comprensión y perdón, sin dudas fueron de las más relevantes a nivel personal, y es que han sido producto de una reflexión intensa y contínua que me ha llevado a responder varias inquietudes que arrastraba (y de las cuales todavía tengo algunas).

El 2010 ha sido la calma después de la tormenta, esa calma en la que hay mucho silencio, en la que todavía existe desastre presente y en la que apenas empiezas a recuperar energías para poner orden y arreglar todos los daños que dejó a su paso alguna catástrofe. Este año fue esa calma pero sin el momento catárquico que por lo regular conlleva; se limitó a ser un período de asimilación, aceptación y análisis.

Este año ha sido un poco aburrido -debo decirlo -Sin altibajos (emocionales, muchos) en mi vida que hagan de este año uno especial, pero que era muy necesario -repito -para poner algunas cosas en su lugar.

Agradezco a todas las personas que convivieron conmigo este año; a los que me ayudaron, me orientaron, me abrieron los ojos, me escucharon, me hablaron. Pido perdón por las faltas que haya cometido y por algunas actitudes que consciente o inconscientemente adopté ante ciertos hechos.

Por último, debo agradecer a Dios por todas las bendiciones con las que, un año más, me ha privilegiado, y pedirle a su vez que me siga amparando los años que vienen. Así mismo, rezo porque ayude a todas las personas que sufren por diversas situaciones ajenas a su voluntad, para que ellas también, tengan la posibilidad de escribir algún día en la forma que yo lo hago en estos momentos: libre, tranquilo, bajo un techo, con mi familia cerca, en una cama, con tecnología, sabiendo que mañana me despertaré sin preocupación alguna.

 

(31/12/10)

Mi 2010

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s