Conociendo al enemigo

Ella habló y habló. Yo escuché. El egoísmo y mi sentimiento de posesión, aunque intentaban ensordecerme, sólo lograron agudizar más sus palabras. Aún las recuerdo. Esa breve descripción del enemigo vaticinaba que algo malo venía, que algo feo se acercaba. Y llegó. Y perdí aún conociendo al enemigo.

 

(11/11/10)

Conociendo al enemigo

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s