Intensidad

No sé si es mejor esperar sentado a que llegues o esperar acostado a que me acompañes. Presiento que lo mejor es pararme e ir por ti, buscarte por cualquier territorio, abrazarte y volar juntos. Tal vez podríamos desaparecer de este mundo e irnos a algún paraíso escondido, solos, juntos, conectados, agarrados. Sin embargo, ¿Cómo saberlo? tú estás conmigo siempre, yo estoy contigo por siempre; lo que hagamos no cambia las consecuencias. Nuestras almas juntas, inseparables, han hecho del hermetismo cosa del pasado. Esto es algo nuevo, esto es más que amor, esto es un enamoramiento intenso, posiblemente algo superior a eso, posiblemente descubrimos la chispa que inició la vida, posiblemente estemos dentro de la caja de pandora. No lo sé, pero así lo siento.

Soy tuyo, sólo tuyo y nomás tuyo. Dios así lo quiso; Dios así me encaminó. Tus besos así lo confirman, tu regazo me lo reafirma. Sé por qué vivo, sé para qué vivo, sé por quién vivo. Eso es todo. No tengo nada más que buscar, no tengo más que pedir. Tu amor es suficiente, es necesario, es vital. Tus caricias son exceso. Tus besos me vuelven soberbio. Y es que no hay nada mejor en este universo. Son uno de los diamantes de mi alma. Los otros son contemplarte, acariciarte y abrazarte. Y con eso puedo morir satisfecho, y sólo con eso puedo seguir viviendo.

(2003)

Intensidad

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s