Es lo estúpido, estúpido

Muchos medios (léase Televisa, aunque también algunos otros) están intentando minimizar la vergonzosa y ridícula situación en la que se metió el candidato copetudo en la Feria Internacional del Libro, afirmando que la confusión de autores le puede pasar a cualquiera, intentando así, desviar la atención de lo realmente importante.

Que se te olvide un autor, le cambies el nombre, o le cambies el nombre a su obra, sí, le puede pasar a cualquiera, y seguramente, seguirá ocurriendo en el futuro en voz de muchos políticos, pero no es eso lo criticable.

Lo criticable del hecho es lo ridículo que se vio el candidato al pretender hacerse pasar por quien no es; lo patética de su actitud ante un reducido público que, por el lugar en el que se encontraba, la gran mayoría tenía un nivel cultural mucho más alto que el suyo. Lo que es ofensivo no es que se equivoque, es el hecho de mentir, y peor, de hacerlo mal, porque hasta para eso se necesita cierta capacidad y talento.

El error no es que haya confundido al autor de ”La Silla del Águila”, de hecho, gran mayoría de la sociedad no tendría cara con qué hacerlo, gran mayoría que incluso se siente con el derecho de atacar y criticar con faltas de ortografía, porque no es su falta de conocimiento literario lo que critica la mayoría. Tampoco es hablar de Enrique Krauze y quererlo legitimar diciendo que su obra tiene un “gran sustento histórico” (wtf), sino el hecho de hablar de novelas y mencionar la Biblia para armar su desastrosa mentira.

Lo grave es que se presenta como escritor del libro “México: La gran esperanza”, cuando es bien sabido que para ser escritor, primero debes ser un voraz lector.

Lo nefasto de su intervención fue que no tuvo la capacidad mínima de improvisación, y no sólo eso, sino que solo se fue hundiendo con cada palabra que expresó. Fue lo incapaz que se vió para salir solo del problema que él mismo generó, volteando a su lado para pedir ayuda, la cual no encontró. Fue la ofensa de no recordar a los autores en la fiesta de los mismos.

De lo que se burla la gente no sólo es el hecho de su equivocación y confusión, sino de su actitud mamona con la cual pensó la gente creería su mentira inconclusa. Es lo vulnerable que se vio sin un guión preparado. Es que demostró que es de humo, de arena.

Lo que criticamos la mayoría es todo esto, y cómo Enrique Peña Nieto simple y sencillamente demostró que es sumamente estúpido, est…imado lector.

Es lo estúpido, estúpido

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s