La lucha en contra del matrimonio entre homosexuales es una lucha perdida

La lucha en contra del matrimonio entre homosexuales es como la lucha que emprenden los que están a favor de la tauromaquia: las dos están destinadas a la derrota.

Hay que saber elegir las batallas. ¿Para qué desgastarse yendo a marchar en contra de algo que es una tendencia mundial, y que además ya está legalizado? Personalmente estoy en contra del matrimonio entre homosexuales, pero no pienso en ir a marchar al lado de personas que ni siquiera tienen argumentos sólidos para defender sus ideas. La marcha tiene realmente sustentos muy débiles que divagan entre Dios, los niños, la educación sexual y el abuso. Nada concreto. Si me lo preguntan, incluso se me hace válido que metan a Dios porque cada quien es libre de expresar y defender sus creencias, pero no se me hace válido que metan a los niños en esto. Así que argumentos válidos es lo que le falta a esta marcha. He escuchado sustentos tan estúpidos como el que dice que la homosexualidad no es económicamente sustentable y va a generar una crisis mundial. Estupideces de esas son las que no comparto, en todo caso, ante la sobrepoblación mundial, la homosexualidad es más sustentable que la heterosexualidad. Pero tampoco es tema.

Por otro lado, es justo resaltar que ninguna marcha sufre tanta intolerancia como las que son a favor de la familia tradicional.

Regresando a lo de argumentos válidos, yo tampoco los tengo. Yo estoy en contra simple y sencillamente porque es algo que no me gusta. No me gustan los cambios. Suelo ser una persona cuadrada a la que se le dificultan los cambios individuales, por lo tanto, mucho más los sociales. Soy católico pero no voy a meter a mi religión en esto. Creo en Dios, pero al rezar, acudo a él de manera personal y para asuntos personales.

Nací en una familia con papá, mamá, hermanos. Mis papás nacieron en una familia compuesta de la misma forma. Por eso, a mí me gusta la familia tradicional, natural o como quieran llamarle. Si llego a tener hijos, no me gustaría que alguno se volviera homosexual, y digo “se volviera” porque no creo tampoco la proposición de que homosexuales nacen. Soy retrógrada. Muchas veces me lo han dicho como si fuera algo malo. No le veo lo malo el que me guste una estructura social o el statu quo. Agradezco a Dios haberme criado bajo la protección de mi papá y mi mamá y al lado de mi hermana y mis hermanos. Me gustaría que el resto de las personas tuvieran la misma dicha, pero no voy a marchar por eso.

La lucha en contra del matrimonio entre homosexuales es una lucha perdida

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s