Por qué el dólar está caro

Es una farsa que la desaceleración china sea la responsable de la caída del peso. La explicación fácil (pero engañosa) con la que quiere justificarse la devaluación del peso es: China produce menos, requiere menos petróleo, por lo que hay más oferta, por lo que se desploma el precio, por lo que le compran petróleo más barato a México, por lo que se debilita el peso. No es así.
La desaceleración china sí tiene un impacto (lógicamente) en el consumo del petróleo mundial, sin embargo, la OPEP (Organización a la que no pertenece México), quien establece el precio internacional de esta materia prima, pudiera, por decreto, reducir la producción, lo que a su vez, elevaría el precio nuevamente. ¿Por qué no lo hacen? Resulta que los costos de explotación petrolera, para los países árabes, es mucho más barata que para las empresas estadounidenses. Es decir, los precios bajos están asfixiando a las petroleras gringas (y a la mexicana), y Medio Oriente quiere que esto continúe. A su vez, como ha sido siempre, el precio del petróleo mexicano es todavía más barato que el Brent Blend o el West Texas, por su cantidad de azufre, lo que encarece el proceso de refinación.
La desaceleración china y las dudas respecto a su modelo económico, más que impactar en el consumo del crudo (que sí lo hacen), generan incertidumbre en los mercados mundiales, incertidumbre ante la cual, los inversionistas buscan los mercados más seguros, o sea principalmente, Estados Unidos.
Al buscar todo mundo los dólares americanos, éste se aprecia, por lo que las monedas de países emergentes como México, caen (porque pocos quieren pesos en estos momentos), lo que se agrava por el efecto bola de nieve: se encarece el dólar, por lo que más inversionistas buscan dólares, por lo que se encarece todavía más esta moneda. Ante esto, como es común, el Banco de México saca dólares de sus reservas para incrementar la oferta de dólares, y contener un poco el precio.
Leía por ahí que no pasa nada si el dólar se dispara. Vaya estupidez. Al ser México, en los últimos años más importador que exportador (la balanza comercial de los últimos años ha presentado un déficit), tiene un impacto directo en este coeficiente, por lo que engañosamente, próximamente estaremos viendo que la balanza ya presenta un superávit, es decir, las exportaciones superarán a las importaciones, pero no principalmene porque éstas crezcan, sino porque las importaciones decrecerán por lo caro que saldrá importar mercancías. Las exportaciones, por su parte, son impredecibles, bien pueden tener repuntes por la devaluación del peso, pero a su vez, la desaceleración mundial, al tener como consecuencia reducción en el consumo mundial, tendrá un impacto que también frene la exportación.
Como el peso cae, y por lo tanto, las importaciones se vuelven más caras, esto a su vez tiene un impacto en la inflación, es decir, los precios subirán. La inflación a su vez, produce un menor consumo, lo que genera ingenierías de reducción de costos, lo que genera desempleo. A esto, sumemos que el gobierno muy probablemente reduzca la inversión, lo que a su vez generará más desempleo, y otras consecuencias sociales.
Como la inflación sube y las tasas de interés se disparan, estamos ante esas situaciones (una vez más) en las que los ricos se hacen más ricos (tanto países, empresas y personas), los pobres siguen siendo pobres, y buena parte de la clase media, pasa a ser pobre.
¿Qué hacer? Alguna vez leí que ante las crisis hay que hacer tres cosas: cuidar la chamba, dejar de endeudarse, pero seguir consumiendo.
Por qué el dólar está caro

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s