Por qué apoyo a Jorge Luis Preciado @jl_preciado_

Que “Jorge Luis Preciado no representa al típico panista”, que “Jorge Luis Preciado parece priísta”, que “Jorge Luis Preciado es borracho”, “que Jorge Luis Preciado es «un naco»”. Hasta el día de hoy, no he visto una sola acusación sólida con la cual ataquen a Jorge Luis, más allá de sus gustos personales. No he escuchado una sola razón bien fundamentada para no votar por él. Tampoco sé quién represente al “típico panista”, pero Jorge Luis creció en el PAN. Es más panista que uno mismo que conoce la historia y principios del PAN pero que nunca ha tenido una vida activa dentro del mismo.

Reconozco que, hace un tiempo, Jorge Luis no era una persona a quien le viera demasiada capacidad política para desempeñar los cargos de importancia que ha llevado en los últimos años. Dudé, al igual que muchos, que pudiera mantenerse como coordinador de los senadores del PAN. Me calló (y nos calló a muchos). No sólo se mantuvo, sino ayudó a remendar la fractura al interior de la bancada. Ante los medios nacionales, se desenvolvió, desde un principio, mucho mejor que otros colimenses que han tenido cargos de importancia nacional, como Antonio Morales, Arnoldo Ochoa o el mismo Nacho Peralta.

De regreso en Colima, muchos se rieron cuando se designó a Jorge Luis Preciado como candidato a gobernador. Frases como “así quieren ganar”, “seguros otros seis años de priísmo”, “la única oportunidad que tenía el PAN era Virgilio”, etc. Algunos meses después, vimos cómo Jorge Luis les enseñó a hacer una gran campaña.

Por el otro lado, se habla mucho de “la capacidad” de Nacho Peralta. Soy de la idea de que, el estudiar en una escuela o en otra, no habla de tu capacidad intelectual, del mismo modo en que usar lentes, no te convierte en una persona inteligente. Obviamente, se requiere cierto nivel intelectual y técnico para estudiar una maestría en el extranjero (aunque poniendo las cosas en su lugar, la University of Essex tampoco es nivel Ivy League), y no dudo que Nacho no carezca de conocimientos académicos y técnicos económicamente hablando, pero eso no le garantiza tener capacidad política. Y lo ha demostrado.

Cuando en una elección, un contendiente va arriba por 23 puntos porcentuales, y pierde esa ventaja, o su capacidad deja mucho qué desear, o la capacidad de su contrincante es mucho muy superior a la suya.  Y eso sucedió en la elección ordinaria.

Durante la campaña pasada, Nacho siempre fue políticamente correcto y de comportamientos refinados, lo que no es malo, lo malo es que no sabe cómo conectar con la gente, ni cómo deslindarse de personajes que restan más que abonan a su campaña, aunque para eso tendría que deslindarse de todo el PRI. Se le ve tieso, falso, incómodo. Le cuesta trabajo salir de su círculo compuesto de jóvenes deseosos de hueso, y por dinosaurios priístas bien conocidos. Sus slogans cambiaron una y mil veces, tuvieron una campaña paralela de risa (recordemos los JIPS), tuvo cambios demasiado visibles en su campaña, la cual fue gris de principio a fin.

Por su parte, Jorge Luis es “raza”, y lo que es mejor, es “todo terreno”. No le da asco saludar a un carnicero o andar entre mercados o entre las colonias más pobres del estado. Sabe cómo conectar con las personas. A él no le importan las poses ni aparentar ser alguien que no es. Hizo una campaña alegre con tres frases contundentes: “Alégrate, ya se van”, “Desde abajo con trabajo”, y “Jorge Luis, mi gobernador”. Generó polémica con la inolvidable máscara de Blue Demon, con su campaña digital y con su versión de la canción de “Atrévete te te”. Eso gana votos. Por eso, hoy, Locho (ya reconocido como el Peje de Colima) le copia la campaña.

No tengo dudas de que Jorge Luis Preciado es el candidato más inteligente de los que contienden por la gubernatura. No tengo dudas que el PRI es lo peor que le ha pasado a Colima (y a México). No tengo dudas de que Jorge Luis, será el próximo gobernador de Colima.

Por qué apoyo a Jorge Luis Preciado @jl_preciado_